UX (experiencia de usuario) y OZ

· Experiencia Duo*net ·

Seguro que has oído hablar muchas veces de las siglas UX, user experience en inglés, experiencia de usuario, usabilidad… en definitiva, cómo hacer que tus clientes disfruten de una experiencia positiva en tu web para alargar su tiempo de estancia e incrementar su tasa de conversión.

Pero ¿y OZ? Ahora mismo estarás pensando “¿Qué demonios es OZ? ¿Otro invento diabólico del desarrollo web? ¿De Google?” Y a ti en realidad lo único que te evocan estas siglas es el nombre de un mago. Pues sí, de ese mismo hablamos, del Mago de Oz. Así que tranquilidad, no tienes que salir corriendo a comprar millones de manuales ni visualizar miles de vídeos en Youtube para intentar entender OZ, ¡bastante tienes con el dichoso UX!

¿Y qué pinta el Mago de Oz en todo esto? Pues más de lo que pueda parecer en un principio. Hemos descubierto que esta película de los años 30 puede ayudarte a entender los principios básicos de la usabilidad y así te lo vamos a explicar.

¿Recuerdas a sus personajes?

# Dorita, o cómo encontrar el camino adecuado. Judy Garland interpretaba a Dorita, una joven que, tras ser arrastrada por un tornado en su ciudad de Kansas, aterriza en una tierra totalmente desconocida para ella y debe encontrar la manera de regresar a su casa. Para ello, debe emprender el camino hacia Ciudad Esmeralda. Allí habita el Mago de Oz, que le enviará de vuelta a casa. ¿Cómo llegar a Ciudad Esmeralda?

Tus clientes son como Dorita, aterrizan en tu web y necesitan encontrar el camino más directo y rápido hacia el producto o servicio que están buscando. Pónselo fácil. Haz que sigan el camino de baldosas amarillas. Vete a la esencia, no muestres información irrelevante que no necesitan y que solo conseguirá distraerles de su ruta. ¿Cómo?:

Este principio es aplicable a todos y cada uno de los elementos de la web, no únicamente a los textos.

migas-pan

# Espantapájaros, o cómo encontrar un cerebro. El pobre espantapájaros está cansado de tener la cabeza llena de paja. Quiere un cerebro que le ayude a pensar y por eso emprende camino junto a Dorita para que el gran Oz obre el milagro (o la magia, mejor dicho).

Evita a toda costa que tu web sea como un cerebro lleno de paja. Necesitas que siga una lógica y que sea limpia y clara. Todos los elementos en la web deben ser consistentes, usar un mismo lenguaje y un mismo flujo de navegación.

La claridad es uno de los puntos fuertes para el éxito de una web. Un diseño honesto y fácilmente entendible para quien navega. Deja que tus usuarios entiendan perfectamente qué están haciendo en cada momento y adonde les va a conducir cada acción que realicen.

# El león, o cómo encontrar la valentía. Y aquí nos ponemos sobre todo en el lugar de los usuarios. Hay que tener mucho valor para adentrarse en algunas webs. Menús interminables, lenguajes ininteligibles, informaciones escondidas… Eres tú el que se tiene que adaptar a tu usuario, no al revés. No esperes que tus clientes se armen de valor (y de paciencia) para comprar un producto en una web que no entienden. Detrás de los carritos abandonados hay una multitud de valientes que perdieron la batalla.

¡Ah! Y, por supuesto, si tienes un e-commerce, garantiza la seguridad de tus clientes a través de un certificado HTTPS. Comprar en una tienda no segura es un acto de valentía que ningún usuario está dispuesto a llevar a cabo.

# El hombre de hojalata, o cómo encontrar un corazón. Ay, ¡el corazón! Es el motor de cualquier cosa, ¿hay algo que no esté movido por las emociones? Utiliza las fotografías y los textos para llegar al corazón de tus usuarios. Una imagen vale más que mil palabras (eso dicen), pero la imagen adecuada unida a una historia bien contada y que conecte con tus clientes tiene un valor incalculable (nota: esta afirmación es una licencia literaria. Ya sabes que en el universo on-line todo debe ser medido y nosotros somos muy fans de la analítica la medición y el cálculo del ROI).

Ahí van, nuestros cuatro protagonistas camino a sus sueños. Pero, no iba a ser todo tan fácil. Como en cualquier historia que se precie, ellos también tienen que enfrentarse a un personaje malo, malo, malo que torpedea constantemente sus planes: la Bruja Malvada del Oeste. Y aquí va una de nuestras recomendaciones más importantes: no te conviertas en la Bruja Malvada del Oeste de tu propio proyecto web. A veces, empeñarse en incluir una imagen donde no corresponde, o usar un color o una tipografía que no contribuya a la causa, puede empeorar la experiencia de tus usuarios. Recuerda, se trata de encontrar la mejor solución para ellos.

Como ves, esto de la experiencia de usuario no es cuestión de magia. Es más, te vamos a desvelar un secreto, nosotros, al igual que el Mago de Oz, no somos magos, somos personas normales y corrientes que gracias a nuestro trabajo y experiencia podemos hacer que tu web aumente su tráfico, disminuya su tasa de rebote y mejore su tasa de conversión.

¿Te ayudamos?

 

Escrito por Sabi · · Experiencia Duo*net ·
SiguienteCómo escribir un contenido memorable (y atrapar a tu cliente)

0 Comentarios


Captcha *